¿Cuál es mi IP?

Estos son los datos registrados de tu conexión actual.

Tu dirección IP (pública)
  • 44.221.73.157

Tu dirección IP (local)

Geolocalización: Ashburn, 20149, United States Información adicional

Información adicional

  • Company: AS14618 Amazon.com, Inc.
    Hostname: ec2-44-221-73-157.compute-1.amazonaws.com
    Hora: Jun 14, 2024
    Fecha: 03:44 PM
  • Continente: NA
    País (ISO): US
    País (ISO3): USA
    País: United States
  • Ciudad: Ashburn
    Código postal: 20149
    Latitud: 39.048099517822
    Longitud: -77.472900390625

Geolocalizada en
Ashburn, 20149, United States

´
Non-stop browsing
& internet stability
Best VPN in AdBlocking & Malware detection
La oferta termina en:

Preguntas frecuentes

Una dirección IP, abreviatura de dirección de protocolo de Internet, sirve como un identificador único para dispositivos conectados a una red, ya sea una red local dentro de tu hogar o una red pública accesible a nivel mundial. Esta dirección es asignada automáticamente a tu dispositivo por tu proveedor de servicios de Internet (ISP) y juega un papel fundamental en facilitar la comunicación e intercambio de datos a través de Internet.

En esencia, una dirección IP está compuesta por una serie de valores numéricos, divididos en diferentes segmentos, separados por puntos. Este formato, conocido como IPv4 (versión 4 del protocolo de Internet), suele aparecer como cuatro conjuntos de números que van del 0 al 255 (por ejemplo, 192.168.1.1). Sin embargo, debido a la creciente demanda de dispositivos conectados a Internet, se está realizando una transición hacia IPv6 (versión 6 del protocolo de Internet), que emplea un formato alfanumérico más extenso para acomodar un número virtualmente ilimitado de direcciones únicas.

Ya sea que estés accediendo a Internet desde tu hogar, oficina o cualquier otra ubicación, la dirección IP de tu dispositivo se utiliza como una "dirección de retorno" virtual para enrutar paquetes de datos entre la fuente y el destino. Funciona de manera similar a una dirección de correo, permitiendo que los dispositivos habilitados para Internet se encuentren y se comuniquen entre sí de manera efectiva.

En una red local, como tu red Wi-Fi doméstica, la dirección IP es asignada por tu enrutador, lo que permite que todos los dispositivos conectados interactúen y compartan recursos, como archivos e impresoras. A una escala más amplia, cuando tu dispositivo accede a Internet, adquiere una dirección IP pública, que sirve como su identidad en la red mundial.

La importancia de las direcciones IP no solo reside en su papel como huellas digitales, sino también en la aplicación de medidas de seguridad y gestión de redes. Desempeñan un papel fundamental en el seguimiento de las actividades en línea, ayudan en la resolución de problemas de red y permiten servicios como la geolocalización para identificar la ubicación física aproximada de un usuario.

En resumen, una dirección IP es el eje central de la conectividad moderna a Internet, facilitando la transmisión de datos de manera continua y permitiendo la interconexión de innumerables dispositivos en todo el mundo. Su asignación automática por parte de los proveedores de servicios de Internet subraya su importancia vital en el funcionamiento de nuestro mundo interconectado.

El concepto de direcciones IP cumple una función crucial tanto en entornos de red local como públicos. Veamos la importancia de las direcciones IP en cada contexto:

Red Local:
Dentro de una red local, como en el hogar o la oficina, las direcciones IP se utilizan para facilitar la comunicación e intercambio de datos entre dispositivos. Cada dispositivo conectado a la red se le asigna una dirección IP local, que es esencial para el correcto funcionamiento de la red. Esta dirección se define generalmente en la configuración del adaptador de red de cada dispositivo.

La asignación de la dirección IP local puede ocurrir de dos maneras:

Asignación Automática:
Algunas redes utilizan un sistema de direccionamiento dinámico, donde las direcciones IP se asignan automáticamente a los dispositivos a través de un servicio llamado DHCP (Protocolo de Configuración Dinámica de Hosts). El DHCP garantiza que cada dispositivo reciba una dirección IP local única al unirse a la red. Esta asignación dinámica simplifica la administración de la red y garantiza una utilización eficiente de las direcciones IP disponibles.

Configuración Manual:
Alternativamente, las direcciones IP locales se pueden configurar manualmente, lo que se conoce como direccionamiento estático. Los administradores de red pueden optar por este enfoque para dispositivos específicos que requieren una dirección IP fija, como servidores o impresoras. Al configurar manualmente la dirección IP, esta permanece constante y no cambia con el tiempo.

La dirección IP local, junto con otros parámetros como el DNS (Sistema de Nombres de Dominio), la puerta de enlace y la máscara de subred, forman la base para que los dispositivos se comuniquen entre sí, compartan recursos y accedan a servicios dentro de la red confinada.

Red Pública:
Cuando se trata de internet público, las direcciones IP desempeñan un papel crucial en la conexión de dispositivos y la posibilidad de comunicación global. En este contexto, la configuración de la dirección IP se centra en el dispositivo de conexión, que generalmente es un enrutador, módem o switch proporcionado por el proveedor de servicios de internet.

Este dispositivo de conexión es responsable de establecer la configuración principal, incluida la asignación de una dirección IP pública. La dirección IP pública es la dirección única asociada al propio dispositivo de conexión, y sirve como la identidad del dispositivo en el internet más amplio.

Cuando usted accede a internet a través de su red doméstica, por ejemplo, el dispositivo de conexión (enrutador) se comunica con internet en su nombre utilizando su dirección IP pública. Cuando los datos son enviados desde su dispositivo a un servidor en línea, el servidor ve los datos procedentes de la dirección IP pública de su enrutador, lo que permite una comunicación bidireccional.

La dirección IP pública le permite interactuar con servicios y servidores en internet y recibir respuestas de vuelta a su red. Es crucial para tareas como navegación web, intercambio de correos electrónicos, juegos en línea y varias otras actividades basadas en internet.

Los procedimientos para cambiar las direcciones IP difieren dependiendo de si es la IP local o la IP pública que deseas modificar. Exploraremos los pasos para cada escenario:

Cambiando la IP Local:
Para cambiar la dirección IP local, necesitas acceder a la configuración de tu adaptador de red, ya sea para conectividad Ethernet o Wi-Fi. A partir de ahí, tienes dos opciones:

Configuración Automática:
Algunas redes utilizan un sistema de direccionamiento IP dinámico (a menudo a través de DHCP) para asignar automáticamente direcciones IP a los dispositivos. En este caso, la dirección IP local se obtiene automáticamente cuando tu dispositivo se une a la red. Para cambiarla, puedes desconectarte de la red y volver a conectarte, o reiniciar tu dispositivo para activar una nueva asignación de IP desde el servidor DHCP.

Configuración Manual:
Alternativamente, puedes configurar manualmente una dirección IP estática para tu dispositivo. Al hacerlo, aseguras que tu dispositivo siempre utilice la misma dirección IP local. Para configurar una IP estática, accede a la configuración del adaptador de red e ingresa manualmente la dirección IP deseada, la máscara de subred, la puerta de enlace y la información del servidor DNS. Evita asignar una dirección IP que ya esté en uso dentro de tu red local.

Cambiando la IP Pública:
Cambiar tu dirección IP pública implica acceder a la configuración interna de tu enrutador, switch o punto de acceso proporcionado por tu proveedor de servicios de Internet. Dado que la dirección IP pública se asigna a tu enrutador o módem, modificarla requiere interactuar con la configuración del dispositivo.

Renovación de la Dirección IP:
En algunas situaciones, es posible que necesites cambiar tu dirección IP pública por motivos específicos, como abordar problemas de conectividad u obtener una nueva dirección debido a la escasez de direcciones (IPv4). Para intentar cambiar la IP pública, puedes intentar reiniciar tu enrutador o switch de Internet. A veces, esta acción provoca que el proveedor de servicios de Internet asigne una dirección IP diferente a tu dispositivo cuando se reconecta a la red. Sin embargo, ten en cuenta que este método no garantiza una nueva dirección IP cada vez, ya que esto depende de las políticas de tu proveedor de servicios de Internet y de los pools de direcciones disponibles.